Los gorilas a los que entierran dos veces

En un día de neblina en 1974, una madre llamada Flossie acuna a su hijo ante la atenta mirada de su pareja, apodado Uncle Bert. Este pequeño retoño no parece gran cosa: poco desarrollado, delgado y con problemas de respiración, Titus no las tiene todas consigo. O al menos, eso nos narró en su aclamado libro uno de los pocos testigos de aquel momento único entre los volcanes de Ruanda: una mujer conocida como Dian Fossey.

Más de treintaicinco años después, Titus fue enterrado con honores cerca de la tumba de Dian, pero horas antes tenía lugar la verdadera despedida: la del grupo de gorilas al que lideraba. Ahora, un estudio recaba esta y otras despedidas de estos grandes simios, por lo que esta es una historia de la vida de los gorilas, pero sobre todo es una historia de su muerte.

Un gorila legendario

Según leía el interesante artículo sobre la reacción a la muerte que tienen los gorilas orientales y que publica esta semana la revista PeerJ, el nombre de Titus me resultaba familiar, así que rebusqué en la estantería mi manoseado ejemplar de Gorilas en la Niebla, y me reencontré con uno de los amados gorilas de Dian, y es que Titus es de sobra conocido, e incluso ha llegado a protagonizar un documental.

Titus nació en los setenta, una época donde la guerra contra el furtivismo parecía perdida en Virunga, y es que la caza furtiva marcaría la infancia de este legendario gorila, que vería a muchos miembros de su grupo fallecer, entre ellos a su padre, un Uncle Bert que protagonizaría muchos pasajes en el libro de Fossey al liderar durante años el grupo cuatro.

Titus el gorila
Titus con tres años – Fotografía de Ian Redmond

El fallecimiento de Uncle Bert desencadenaría una serie de eventos que llevarían a Titus a unirse a un grupo de jóvenes machos liderado por Beetsme y que pasaría ocho años sin hembras, algo que propicio conductas homosexuales en el grupo. Pero finalmente Beetsme consiguió hacerse con su harén, manteniendo junto a él a Titus, que pasaría a ser su subordinado durante seis años.

En 1991 Titus comenzó a aspirar al liderazgo del grupo, algo que habría resultado apasionante para una Dian Fossey que fallecería seis años antes. Mientras, la guerra civil de Ruanda lleva a uno de los pocos vacíos en la historia vital de este gorila.

Titus el gorila
Titus adulto – Fotografía de Simon de Granville

Por suerte, el tiempo que los investigadores abandonaron la montaña fue breve, y sabemos que al año siguiente y con 18 años de edad, Titus desplaza a Beetsme sin expulsarle del grupo y se hace al fin con el liderazgo del mismo como espalda plateada por derecho propio.

Durante dos décadas, la dinastía de Titus se extendió a los veinte hijos, más que ningún otro gorila. Además, Titus llegó a ser líder del grupo de mayor tamaño que ha existido, y uno de los más duraderos.

Sus últimos años fueron complicados, y es que su abundante descendencia se había vuelto en su contra: sus hijos varones volvieron al grupo en varias ocasiones. Con uno de ellos, Kuryama, llego incluso a permitir su liderazgo, aunque el grupo seguía respetando y acicalando a Titus. Con Rano fue distinto, y el continuo acoso al grupo de Titus terminó por debilitar al viejo patriarca, que terminó falleciendo en su nido.

los gorilas a los que entierran dos veces

La muerte de un espalda plateada no pasa ajena entre los gorilas de montaña, y menos en el caso de uno tan conocido como Titus, que recibió dos funerales. El primer funeral, realizado por personal de Karisoke, llevó al viejo Titus al antiguo campamento de Dian, donde fue enterrado junto a su antiguo compañero Beetsme entre otros famosos gorilas, y junto a la propia investigadora.

Titus fue un líder pacífico y querido. Y es que una de las imágenes más recordadas por el personal de Karisoke es al espalda plateada siendo acicalado por numerosos miembros de su grupo.

Por ello, no es de extrañar que esta fuera la imagen que dejó el particular funeral que los investigadores presenciaron aquel triste 14 de Septiembre de 2009: los miembros del grupo se sentaron junto al cadáver para observarlo, olerlo e incluso acicalarlo hasta poco antes de su retirada para realizar la necropsia.

Gorilas alrededor de cadáver
Fotografía de la Fundación Dian Fossey

Ahora, un estudio aúna la reacción al fallecimiento de estos dos gorilas de montaña, y los une a otro caso en la otra subespecie de gorila oriental: el gorila de Grauer. Los tres fallecimientos provocaron conductas similares en el grupo, y demuestran que los gorilas pasan más tiempo con el cadáver de aquellos animales con los que tuvieron una relación más estrecha en vida, aunque en el caso del gorila de Grauer se dio con un animal que los animales del grupo parecían no conocer.

La pérdida del líder tuvo un gran impacto en el grupo, especialmente para una joven cría llamada Ihumure y adoptada por Titus, que fallecería a los cuatro días del estrés y heridas causadas por la persecución, y muy posiblemente por la muerte del legendario primate, a cuyo cadáver no abandonó durante mucho tiempo. La única hembra del grupo, Tuck, pasó mucho tiempo viajando sola, algo muy extraño para una hembra de gorila, especialmente de tan avanzada edad.

Cría de gorila junto al cadáver de su madre
Fotografía de la Fundación Dian Fossey

Tuck fallecería un año después mientras dormía, y su pérdida causaría un impacto similar en el grupo. De hecho, su hijo Segasira permaneció toda la mañana pegado a ella, intentando mover su cabeza con cuidado, acicalando su pelaje o incluso intentando mamar a pesar de haberse destetado ya: los investigadores creen que probablemente fue una forma de sobrellevar el estrés, ya que esta acción libera oxitocina.

Tampoco era anónima, Tuck era una de las últimas supervivientes de los grupos originales que estudio Dian, la cual la definió como una hembra gentil y maternal.

Algunos gorilas del grupo reaccionaron de forma violenta, más concretamente los machos espalda negra y espalda plateada. Este comportamiento agonístico resulta extraño, y se cree que podrían ser intentos de obtener una reacción del cadáver o incluso por frustración al no conseguir despertar al compañero.

animales de luto

Conductas como estas pudieran ser el reflejo de una mera curiosidad, pero casos como el fuerte apego de Ihumure por el cadáver de su padre adoptivo, o el intento de aferrarse a su madre y mamar por parte de Segasira parecen mostrar un claro estrés ante la pérdida de un compañero.

El luto no es una novedad en animales: conductas similares se han visto en otros primates como langures o chimpancés, pero también en otras especies como varios cetáceos o los elefantes y su conocida conducta cuando encuentran restos de otro paquidermo, e incluso córvidos. Es difícil estudiar estas conductas más allá de los etogramas, aunque un ejemplo es el estudio que publicó el equipo de Anne L. Engh, que habla de como las hembras de papión negro tienen reacciones hormonales similares a los humanos ante la pérdida de un ser querido.

Elefante al lado de esqueleto
Fotografía de Franz Aberham

A mayores, el estudio resalta el papel que podrían tener estas conductas en la transmisión de enfermedades, ya que para algunas especies como los gorilas el riesgo debido a enfermedades infecciosas es muy alto, cuya difusión podría facilitarse cuando los animales manipulan los cadáveres.

Cuando se habla de luto en animales, el temido antropomorfismo hace acto de presencia. Sin embargo, debemos recordar que el luto es una muestra externa de nuestros sentimientos ante la muerte, enmarcada en un contexto cultural y social. Reformulo la pregunta, ¿sufren los animales sociales la pérdida de sus congéneres? Resultaría difícil negarlo, y a pesar de ello nos siguen apasionando las reacciones de otras especies ante la muerte: por algo, a algunos gorilas se les entierra dos veces.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s